. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Sonetos para Cristo Rey, Joseph Charles Mackenzie

Fue Stephen Fry quien dijo sobre el soneto: “La habilidad para escribirlos con fluidez era, y hasta cierto punto todavía se considera, la verdadera marca del poeta”. Cuan cierto; esperar que cada poeta escriba una epopeya es demasiado; y poder escribir un haiku es demasiado trivial; y escribir en verso libre no es nada; pero en la extraña y aparentemente ilimitada flexibilidad de la forma del soneto, los poetas pueden demostrar los pensamientos y emociones más complejos y, por el contrario, los más simples, así como delinear casi todos los matices de la experiencia humana. Mirando hacia atrás en los últimos quinientos años de la lengua inglesa, casi todos los grandes poetas han producido sonetos memorables cuyo impacto ha sido duradero y profundo. Y además del soneto hablando con su propia voz individual, tenemos colecciones enteras de ellos, entre los que destaca el 154 de Shakespeare (aunque si incluimos los sonetos que aparecen en sus obras, hay más), donde la obra comienza a asumir proporciones épicas como obra de teatro. surge una especie de narrativa en la que se exploran temas y temas con una precisión y una belleza incesantes. Ciertamente, considero que la capacidad de construir un soneto de belleza solo es superada por escribir poesía épica en el canon de la literatura inglesa.

Tenemos, entonces, Sonetos para Cristo Rey de Joseph Charles Mackenzie. Actualmente el trabajo está en forma de libro de audio, aunque he tenido el privilegio de ver una copia electrónica anticipada; incluía 77 sonetos en total. ¿Qué hacer con esto? ¿Qué tan buenos son? ¿Dónde se encuentra Joseph Charles Mackenzie en el panteón de poetas?

Primero, divague. El número 77 es importante. De hecho, cada detalle es importante para los verdaderos poetas. Aquellos de disposición rápida habrán notado que el número 77 es la mitad del número que escribió Shakespeare: 154. Y Mackenzie usa la estructura de Shakespeare en lugar de la Petrarchan. Aunque oblicuamente entonces, ya hay un reclamo jactancioso por ser escuchado. Pero más que eso, para el poeta espiritual los números siempre adquieren un significado masivo. El soneto en sus dos encarnaciones más importantes en el idioma inglés – las formas petrarchica y shakesperiana – siempre tiene 14 líneas de largo (ignorando para el tema de este análisis formas aberrantes como el soneto meredithiano – 16 – y el Curtal (Hopkins) – 7, y similares). 14 es 2 x 7 y 7 es el número perfecto. Ser el número perfecto no es un accidente, pero ¿por qué 7 es el número perfecto? Es el número perfecto porque es la suma de 4, que representa la Tierra y todo lo que hay en ella, las cuatro esquinas, los cuatro puntos cardinales y el Cielo, la divina Trinidad. Es la armonía y la suma de los dos, lo que representa la finalización. (Y para aquellos que se preguntan por qué hay 8 y 9, entonces 8 es un signo positivo para el infinito matemático y representa la Resurrección, la nueva vida más allá del Cielo y la Tierra actuales. Por lo general, se describe a Jesús resucitando al tercer día del el cual resucitó, pero el tercer día considerado desde el comienzo de la semana en la que ocurrió la Pascua es también el día 8. El número 9 representa la re-armonización de todas las cosas simbolizadas en la Ascensión de Cristo).

Además, numerológicamente hablando, 14 y 77 son ambos, reducidos a un solo dígito, 1 + 4 = 5 y 7 + 7 = 14 = 1 + 4 = 5. La estructura del soneto y el número dentro de la secuencia están representados por el número 5. Esto, teológicamente, representa “gracia” – de ahí el día de Pentecostés: 5. Cuando el Espíritu desciende. Lo que está haciendo Mackenzie es revelar el descenso de la musa como un acto de gracia dentro de la estructura del poema. También se refiere a una tradición más antigua, según la cual el Espíritu de Dios es femenino: como en Sabiduría (Proverbios capítulo 8) que estaba “al principio de su camino, antes de sus obras de antaño”. En otras palabras, en la medida en que podemos usar el lenguaje humano para describir lo inexpresable, la Sabiduría – el Espíritu de Dios – no era una ‘cosa’ creada, sino que Ella estaba con Él “desde la eternidad fui establecido, Desde el principio …” y Ella es quien es el equivalente cristiano de la Musa. Estos números son importantes, entonces, y los vemos de varias formas estructurales dentro del poema; demasiado para explorar en detalle ahora, pero por ejemplo, los últimos 14 sonetos (Sonetos 64-77) se titulan ‘Primero [then 1-14] Station ‘seguido de una breve descripción de lo que implica cada estación. De modo que en la obra de Mackenzie no hay un montón de poemas al azar, sino una arquitectura, un cosmos si se quiere, que intenta reflejar el cosmos más grande del que todos formamos parte.

La colección, Sonetos para Cristo Rey, contiene, creo, algunos de los mejores sonetos y poesía, publicados desde la Segunda Guerra Mundial que he leído. Su trabajo es bastante, bastante brillante, ¡pero peculiar y extraño también! Quizás lo más extraño de todo es que es capaz de escribir poesía que es completamente discursiva y, sin embargo, sigue siendo poesía. Estamos tan acostumbrados a que los poetas posmodernos escriban versos criptogramáticos con imágenes oscuras, dicción recóndita y solipsismo indulgente y complaciente que apenas podemos creerlo cuando alguien dice claramente lo que quiere decir y lo dice como es, al menos como tal. es para ellos. Pero la belleza de esta gran poesía es que, aunque no estemos de acuerdo, no compartamos su teología, el poeta que hay en él nos llega emocionalmente. Simplemente hay tantas líneas e ideas maravillosas en esta colección.

Lo primero que hay que tener en cuenta, entonces, es que esta poesía es muy devocional; Mackenzie es claramente un devoto cristiano y católico, y los fundamentos de estas dos posiciones altamente interrelacionadas impregnan toda la colección. Si este fuera un texto puramente fundamentalista, tocando un tambor simplista por así decirlo, sería desagradable para el lector casual. Pero esto no lo es: esto es poesía verdadera porque en ella está ligada la resonancia emocional por la cual la poesía real desarma el intelecto crítico. Un buen ejemplo sería el Sonnet 6, uno de mis 7 favoritos de los 77 que tenemos. Llamado ‘El Castillo Interior’, el poema explora el viaje espiritual hacia adentro en una serie de imágenes atrevidas, comenzando con un castillo con ‘siete habitaciones … iluminadas’. Cada habitación ofrece su propio desafío: ‘En una habitación serpientes, en otra guerras’, hasta que finalmente llegamos a una sala de oración, y allí, en el centro, concluye con este asombroso pareado:

Y ahí en el centro, donde yazco muerto,

Amar mi propio ser dice: “Te desposo”.

Eso – eso – es tan simple, tan paradójico, tan profundo; un cri de coeur cuando todos los recursos humanos fallan y el alma grita. Y lo que grita, por supuesto, justifica por completo el arcaico “Tú”, ya que invoca el lenguaje del servicio nupcial. Este es un poema que merece muchas, muchas relecturas.

Y sobre el tema de ‘muchos’, muchos poetas decepcionan con sus finales; comienzan bien, tienen algo interesante que decir, pero de alguna manera no pueden llegar a una conclusión satisfactoria. Sin embargo, ni los sonetos de Shakespeare ni los de Joseph Mackenzie: sus sonetos se especializan en magníficas coplas finales que casi podrían ser independientes, tan aforistas y poderosas son. Aquí hay tres buenos ejemplos:

Soneto 11: Canción de los magos

Seguimos en la plenitud de la noche,

Y encontré el frágil Origen de la luz.

Soneto 35: Adventus 3

Y entenderás que todo el tiempo

Los gritos con los que llené el desierto fueron canciones

Soneto 58: Ego Sum, y aquí debo dar el cuarteto anterior porque, francamente, es demasiado emocionante para omitirlo:

No se porque algunos hombres no pueden ver

O por qué matan lo que pretenden amar;

Solo sé que este gran verbo, ‘to ser, ‘

Solo puede entrar en el pensamiento pero desde arriba,

Y reza, con el paño de la tristeza sobre mi cabeza,

Que no seré hallado entre los muertos.

Esto conduce a una consideración de la actitud de Mackenzie hacia la historia cristiana; y es una que considero la aproximación más cercana que podemos llegar a la “verdad”. Es decir, que toda la narrativa es literal y mítica al mismo tiempo. Ser literal pero no mítico es limitar su aplicación; ser mítico pero no literal es circunscribir su poder. Vemos esto claramente no solo en los fragmentos específicamente de Cristo de la narrativa, sino en todas las demás alusiones bíblicas y teológicas que hace.

Por ejemplo, Sonnet 62: Aburrimiento.

¿Adán nunca había apartado su mente?

De la vida, o arrodillado al mero polvo …

Esto claramente trata la historia del Jardín del Edén como literal y mítica: reconoce lo que virtualmente todas las culturas tempranas reconocieron, que al principio la humanidad estuvo involucrada en alguna calamidad aborigen y es por eso que, a diferencia de los dioses, morimos. Es por eso que las primeras civilizaciones no creían en el progreso sino en retroceso; que la Edad de Oro se había ido hace mucho y ahora vivimos en una era de hierro. La religión, las religiones, es la única y necesaria respuesta apropiada a esa calamidad. Pero Mackenzie ve la historia del Edén como solo un poeta puede: en lugar de la ‘fruta’, ahora tenemos a Adam alejando ‘su mente’ (y notando el brillante salto de línea que imita el giro) de ‘Vida’ – no el viejo Dios congestionado . Y luego la palabra genial ‘hacer una genuflexión’ – Latinado, oscuro, perfecto – en contraste con todas las otras palabras simples: Adam efectivamente hizo una genuflexión de su propio pensamiento – lo distorsionó en otras palabras – y la elección de la dicción aquí refleja precisamente esa terrible elección. hizo en ese entonces. En nuestra elección de palabras, ya que expresan o representan nuestra elección de pensamiento, vivimos o morimos. Este nivel de escritura es onomatopéyico o mimético, no solo en la dicción, sino en la estructura y el molde del pensamiento, razón por la cual es tan convincente.

Y para desarrollar un momento sobre ese hecho, la elección de la forma del soneto de Shakespeare es perfecta para la dialéctica: tesis, antítesis, con un pareado final estructural que a menudo proporciona la síntesis explosiva, inesperada e iluminadora. Desde la gran arquitectura hasta la forma del soneto, hasta cada línea amorosa que Mackenzie ha elaborado.

Entonces, sobre el tema de las líneas, aquí hay algunas bellezas que debo compartir:

Soneto 25: Oda al otoño

“Oh rico entonador del dolor de nuestra Madre”

Soneto 28: Regnum Meun Non Est De Hoc Mundo

“Y los gusanos detienen la boca comprada de alabanza”

Soneto 38: La adoración de los pastores

“El granero estaba caliente aunque los corazones humanos estaban fríos”

Podría continuar, pero creo que mi deriva es clara: esta es la poesía importante de un poeta importante, aunque es tan poco convencional, antisecular, puramente devocional que uno no puede ver a los medios parlanchines abrazar. Pero, ¿qué hay de sus defectos?

Ninguna obra poética es perfecta en su totalidad; como comentó Pope, “incluso Homero asiente”. Y para poner esto en contexto, Gerard Manley Hopkins es uno de mis poetas favoritos, y considero algunas de sus líneas y poemas completos como algunos de los más importantes del idioma inglés; pero hay pasajes en Hopkins en los que se deja llevar por sus propias teorías métricas, por su ingeniosa inteligencia y por la pura infelicidad de la elección léxica. Entonces, en caso de que se considere que soy demasiado poco crítico con la colección de Joseph Mackenzie, hay una serie de elementos pequeños, que no son importantes para mí, que tiemblan ligeramente. Uno, es la inclinación ocasional por la dicción arcaica: mayst, ’tis, que yo mismo no recomendaría. Además, su uso y esparcimiento de idiomas extranjeros, especialmente, pero no solo, el latín, tiende a hacer que su trabajo parezca más intelectual y elitista de lo que realmente es. Otros pueden quejarse de su uso de grandes abstracciones, significadas con letras mayúsculas, como Amor, Belleza y Verdad. De hecho, Platón ha regresado, y al mundo moderno no le gustará, porque, como Poncio Pilato, les gusta la pregunta “¿Qué es la verdad?” mejor. Pero estas son salvedades menores a mi forma de pensar; la poesía es una mina de oro de múltiples tesoros, y cualquiera que estudie lo que hace Mackenzie aprenderá muchísimo, además de experimentar una poesía absolutamente hermosa.

Finalmente, permítanme instar a Mackenzie a que publique este libro en tapa dura. Sé que le gusta la tradición oral, pero no puedo estar solo en preferir leer un libro de tapa dura agradable. Y eso solo me deja decir, por favor vaya y acceda a su versión de este gran trabajo. Pasaron al menos cuarenta años después de la muerte de Hopkins para que su trabajo fuera apreciado, así que esperemos que Mackenzie obtenga el debido reconocimiento mucho antes de ese hecho. Encuéntrelo en: https://mackenziepoet.com

  • admin

    Related Posts

    How Can I Practice Piano Transcription at Home?

    Practice Piano Transcription at Home As a piano student, it is sometimes hard to find time in your busy day for practice at the instrument. However, there are many ways…

    Investigación del accidente aéreo de Kegworth

    Kegworth 1989: ¿un accidente a punto de ocurrir? El 8 de enero de 1989, el vuelo nacional de rutina 092 estaba en ruta desde el aeropuerto de Heathrow de Londres…

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    You Missed

    How do I know if my AC repair is under warranty?

    • By admin
    • June 15, 2024
    • 1 views

    Bagaimana Fungsi Slot Pragmatis dalam Percakapan?

    • By admin
    • June 13, 2024
    • 2 views

    How Does an AI Video Editor Compare to Human Editors?

    • By admin
    • May 25, 2024
    • 24 views

    Can Prototype PCB Assembly Be Recycled?

    • By admin
    • May 24, 2024
    • 24 views

    How do you prevent solder bridging during Flex pcb design?

    • By admin
    • May 22, 2024
    • 25 views

    How do you optimize stencil design for Smt pcb assembly?

    • By admin
    • May 21, 2024
    • 22 views