. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Por qué debería deshacerse de la balanza y amar su cuerpo

Es solo un número:

Todos hemos estado allí. Subir a la báscula y contener la respiración. Cerrando los ojos para retrasar, solo por un momento, el número que nos espera. Si eres como yo, has probado todos los trucos para que esa vieja y cobarde báscula se comporte un poco mejor. Te has quitado los zapatos, los pantalones, los pendientes, las cintas para la cabeza; ¡te sacarías los empastes si pudieras!

Y eso ni siquiera incluye todo el arduo trabajo que precedió a este momento: las interminables horas de ejercicio. Los galones sobre galones de agua. La inanición y las náuseas de todas estas píldoras, pociones y elixires mágicos que prometen resultados instantáneos y duraderos. En el momento en que llegamos a la escala, es más probable que tengamos ganas de gatear que de caminar; eso es por lo que nos esforzamos en la búsqueda del cuerpo delgado y perfecto.

Pero, ¿por qué estamos tan obsesionados con unos pocos números miserables en una báscula de baño? ¿Por qué este pequeño artículo del hogar tiene tanto poder sobre nosotros y cómo nos sentimos con nosotros mismos? El simple hecho es que el número en la báscula del baño refleja muy poco sobre nuestra salud física en general. Y dice mucho menos sobre nuestra belleza. Nuestra singularidad. Nuestro valor como seres humanos.

Entonces, en lugar de ser objeto de burlas por la tiranía de la balanza, centrémonos en las cosas que realmente significan algo, las cosas que realmente importan. Aprendamos a tratar bien nuestro cuerpo y a reconocer su belleza, sea cual sea el peso.

Detener la obsesión por las escalas:

Cualquiera que haya hecho dieta, y eso significa prácticamente cualquier persona que haya vivido en los EE. UU. En los últimos 100 años, sabe lo rápido que puede desarrollarse una obsesión con la báscula. Esos primeros kilos perdidos son como una droga. Ellos intoxican. Te infunden una sensación de logro. De triunfo.

Pero esa victoria es con demasiada frecuencia de corta duración. Pronto los números comienzan a caer gradualmente. Luego dejan de caer del todo y a medida que la pérdida de peso se ralentiza, crece la obsesión por la báscula. Puede encontrarse comprobando varias veces al día, tal vez incluso varias veces por hora.

Descubrirás que tu estado de ánimo y tu imagen de ti mismo están cada vez más vinculados a los números que te saludan en la balanza. Si la gota ha sido suficiente, se te hace el día y crece tu autoestima. Si la caída no es lo que esperabas, entonces eres un fracaso. No has trabajado lo suficiente. No lo querías lo suficiente. No eres lo suficientemente bueno.

Este es un círculo vicioso y tremendamente malsano, uno que a menudo conduce no solo a comer en exceso emocionalmente en el intento desesperado de obtener algún tipo de consuelo, sino que también produce estrés, y el estrés, como sabemos, hace que químicos como el cortisol sean eliminados. liberado en el cuerpo. Estos químicos del estrés también promueven el desarrollo y la retención de grasa, especialmente grasa alrededor de la temida sección media.

Cuando te obsesionas con las escalas, básicamente te estás preparando para el fracaso, para un ciclo autodestructivo de altibajos emocionales que casi inevitablemente te llevarán al aumento de peso. Las básculas no reflejan la pérdida de peso con precisión Una cuestión importante a tener en cuenta es que el número de la báscula no refleja realmente la pérdida de grasa. De hecho, la mayor parte del peso perdido en las primeras etapas de la dieta es pérdida de agua. Las reducciones en la ingesta de sal y carbohidratos que a menudo acompañan a la dieta conducen a una pérdida muy rápida de retención de líquidos. Pero el cuerpo humano simplemente no puede deshacerse de grasa tan rápido.

Entonces, la báscula te da una falsa sensación de logro en los primeros días de la dieta, lo que te hace tan desesperado por duplicar ese “éxito” que tú y hacer demandas de tu cuerpo que posiblemente no puede cumplir. Después de todo, el cuerpo puede sólo pierda tanta agua antes de que los órganos comiencen a fallar por completo, y la verdadera pérdida de peso, con lo que nos referimos a la verdadera pérdida de grasa, sólo se puede lograr gradualmente.

El metabolismo importa:

Uno de los aspectos más frustrantes de la dieta es que lo que funciona como un encanto para una persona puede no funcionar en absoluto para otra. Hay pocas cosas más perturbadoras que ver a tus amigos y seres queridos lograr resultados asombrosos, cuando estás trabajando tan duro y obteniendo poco o nada a cambio.

En casos como este, es muy fácil olvidar que no hay dos personas que tengan exactamente el mismo metabolismo. Cada persona metaboliza las calorías, los nutrientes y la energía de manera diferente y una gran cantidad de factores pueden determinar cómo funciona nuestro metabolismo. Todo, desde la edad hasta el género, el estilo de vida y la salud en general, puede tener un impacto en el metabolismo de nuestro cuerpo.

Sin embargo, si todo lo que pensamos es en el número de la balanza, corremos el riesgo de olvidar el papel vital que juega el metabolismo en el éxito o el fracaso de nuestra dieta. En lugar de obsesionarse con un número, es mucho mejor explorar cómo funciona nuestro cuerpo y por qué. El metabolismo es un componente clave en esto.

Si lo que está funcionando para otros en su grupo de edad no está funcionando para usted, entonces puede valer la pena visitar a su médico. Puede saber que tiene una deficiencia de vitaminas o un problema con la función de la tiroides, o algún otro problema que está afectando su metabolismo, causando un aumento de peso sin culpa suya.

El objetivo de una mejor salud:

Reconocer el papel del metabolismo en la pérdida de peso es el primer paso en el camino hacia una mejor salud. La razón de esto es simple, ahora está comenzando a apreciar la complejidad y el verdadero milagro que es su cuerpo. Tu cuerpo es mucho más sofisticado que tres números miserables en una escala. Merece un respeto mucho mayor que ser destilado hasta tal nada.

Cuando comienza a disociar su peso de su autoestima, entonces es más fácil invertir en tratar bien su cuerpo, sin importar el efecto que ese nuevo régimen más saludable pueda tener en su peso.

De hecho, varios componentes de un buen programa de salud y acondicionamiento físico pueden conducir a un aumento de peso, pero eso no significa que su salud se esté deteriorando o que no se esté produciendo una pérdida de grasa. Lo contrario podría ser cierto, es posible que esté quemando grasa pero ganando músculo, que es más denso que el tejido adiposo (grasa) y, por lo tanto, pesa más.

Entonces, ¿qué haces una vez que te deshaces de la báscula?

Come bien, una vez que dejes de preocuparte por los números en la báscula, también puedes empezar a preocuparte menos por el molesto tema de las calorías. En cambio, puede concentrarse en asuntos más importantes cuando se trata de su comida, como su contenido de nutrientes.

Si está comiendo bien, su principal preocupación debe ser que su comida sea integral, rica en micronutrientes y macronutrientes que su cuerpo necesita para rendir al máximo. Esto también significa comer muchas grasas saludables, proteínas y carbohidratos complejos, cosas que las personas que hacen dieta consciente de las calorías y el peso pueden evitar, pero que son esenciales para construir y mantener un cuerpo saludable.

Encuentre un buen suplemento:

Es casi imposible consumir todos los nutrientes que el cuerpo necesita en un solo día simplemente a través de la ingesta de alimentos. Aquí es donde recurrir a un buen suplemento nutricional puede ser una gran idea. Hay una serie de suplementos nutricionales seguros y asequibles en el mercado que pueden ayudarlo a proporcionarle los nutrientes que necesita para desarrollar músculo y perder grasa.

Lo importante que debe recordar cuando comienza a usar suplementos nutricionales es que es posible que no pierda peso con algunos de estos, pero eso no significa que esté fallando en su régimen de salud. De hecho, probablemente se esté volviendo más fuerte, más saludable, más delgado y más tonificado. Este rendimiento mejorado y una mayor sensación de bienestar son indicadores mucho mejores de la salud general de su cuerpo de lo que podría ser cualquier número en la escala, y cuando aprenda a valorarse a sí mismo, aprenderá que la salud es un regalo mucho más grande que un peso arbitrario que la industria de la belleza afirma que debes serlo.

Sal y haz ejercicio:

Para estar sano, no solo tiene que comer bien y tomar los nutrientes adecuados. También tienes que estar físicamente activo. Esto no significa que tengas que pasar 10 horas al día en el gimnasio, torturado por entrenamientos dolorosos que odias de principio a fin.

No, es mucho mejor encontrar una actividad física que le guste, una que le entusiasme, una que no pueda esperar para salir y hacer. Quizás sea bailar salsa. Quizás sea andar en bicicleta por las montañas. Quizás sean artes marciales.

Lo más importante es ponerse en movimiento. Encuentra aquello que hace que tu corazón lata no solo mientras lo haces, sino incluso con solo pensar en ello. Estará más enérgico, más apasionado y más contento, todo mientras disfruta de los beneficios del ejercicio para la construcción de músculos y la quema de grasa (¡pero ejercicio feliz, saludable y divertido!)

Descansar:

Sí, tienes que estar activo, pero también tienes que tomarte un tiempo todos los días para estar quieto. Ya sea que prefiera meditar u orar, o simplemente sentarse en silencio junto a su ventana o debajo de su árbol de sombra favorito, los beneficios para la salud de la quietud son prácticamente ilimitados. Tomarse el tiempo para estar tranquilo, para no hacer nada, para dejar que la mente y el cuerpo descansen, mejora la concentración, mejora el estado de ánimo, genera energía y reduce las hormonas del estrés de las que hablamos antes. ¿Sabes, los que conducen al aumento de peso y la retención de grasa?

Socializa:

OK Nacemos solos y por lo general morimos solos. Pero eso no significa que tengamos que estar solos en el medio. De hecho, los estudios muestran cada vez más que cuanto más social eres, más saludable eres La soledad conduce a la depresión, el estrés y la ansiedad: tres grandes actores no solo en la mala salud en general, sino en el aumento de peso y la obesidad en particular. Una vida social activa, con mucho tiempo que pasa con amigos y familiares, aumenta la probabilidad de que sea más activo físicamente. También es probable que tenga más apoyo y más motivación en sus esfuerzos por mantener un estilo de vida saludable.

Involucrarse:

Es casi imposible estar obsesionado con el peso y la belleza cuando sales de tu propia cabeza y ayudas a los demás. Nada alimenta el alma como ayudar a los necesitados. Así que ofrézcase como voluntario para alimentar a los sin techo Abogado abusado de mujeres. Mentor de niños en riesgo. Cuando ve cuánta gente está sufriendo, y cuando reconoce su propio poder para hacer una diferencia en este mundo, realmente ayuda a poner en perspectiva las cuestiones de peso y apariencia.

Incluso puede encontrarse comiendo sano y manteniéndose activo no porque se verá genial en la próxima selfie, sino porque le permite ayudar más, porque tiene personas a su alrededor que dependen de usted. Tienes personas en tu vida por las que mantenerte saludable, para vivir (y vivir bien).

Eres (NO) lo que comes:

No hay forma de evitarlo Vivimos en una cultura obsesionada con la juventud y la belleza. La explosión de las redes sociales y la transmisión de imágenes de celebridades las 24 horas del día, los 7 días de la semana, solo ha aumentado la presión sobre las mujeres para que cumplan con algún ideal falso de lo que es hermoso, de lo que es valioso, de lo que supuestamente es necesario que las mujeres sean. Con la proliferación de dispositivos móviles, ni siquiera podemos salir de casa para escapar de estas imágenes: las llevamos con nosotros, día tras día, en nuestros teléfonos móviles y tabletas.

No es de extrañar que caigamos tan fácilmente en la obsesión por la pérdida de peso cuando estamos inundados de adolescentes con cintura de avispa que nos bombardean con consejos de belleza y nos informan sobre los últimos secretos para perder peso. Por supuesto, todos sabemos que estas imágenes no son reales. Las herramientas de edición de fotos disponibles en todos los dispositivos ahora avergüenzan a la vieja escuela de Photoshop. Las mujeres de todos los días pueden someter fácilmente sus selfies a retoques masivos antes de lanzarlas al mundo como su “verdadero” rostro, esto ni siquiera tiene en cuenta las tecnologías de edición utilizadas en las industrias del cine y la moda.

Todos sabemos que estas imágenes son falsas. Todos sabemos que Giselle y Gigi no se parecen a “Giselle” y “Gigi”. Pero eso con demasiada frecuencia no disminuye el poder de estas imágenes sobre la vida de la mayoría de las mujeres. La obsesión por la escala se convierte con demasiada facilidad en la única cosa tangible con la que podemos medir qué tan cerca (o qué tan lejos) estamos de este supuesto “ideal” de la belleza femenina.

Cuidado personal (es decir) extremo:

Podemos romper este ciclo. Podemos ir más allá del patrón autodestructivo de tratar de golpear y acosar nuestros cuerpos en un molde que ni siquiera existe en el mundo real. Todo es una cuestión de lo que me gusta llamar “autocuidado extremo (es decir)”. Significa alejarse de la escala y adoptar una forma de vivir y pensar que reconozca y honre nuestro cuerpo por las maravillas de la naturaleza que son, por los templos complejos, poderosos e insustituibles en los que llevamos a cabo el trabajo de nuestro corazón y nuestro almas.

Al hacer el trabajo de la buena salud, al comer bien, al obtener los nutrientes adecuados, al estar activo y estar quieto, al involucrarnos en el mundo, podemos escapar de este cautiverio de los medios modernos. Podemos descubrir nuestros verdaderos rostros y cuerpos. Podemos hacer que nuestra próxima selfie sea la imagen de un rostro nacido del amor propio, el cuidado personal y el respeto propio. La selfie del verdadero yo.

  • admin

    Related Posts

    AAFE Botox Training Courses

    Botox Training Courses AAFE botox training courses are a great investment for physicians, nurses, dentists and other licensed medical professionals interested in learning how to perform cosmetic injections of neurotoxin…

    Weight Loss – How I Went From 340 to 199 Pounds, Part 1

    I spent two years losing over 140 pounds the old fashioned way: proper diet and exercise. No fads. No pills. No surgery. No crazy machines. I was 30 years old…

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    You Missed

    How do I know if my AC repair is under warranty?

    • By admin
    • June 15, 2024
    • 1 views

    Bagaimana Fungsi Slot Pragmatis dalam Percakapan?

    • By admin
    • June 13, 2024
    • 1 views

    How Does an AI Video Editor Compare to Human Editors?

    • By admin
    • May 25, 2024
    • 24 views

    Can Prototype PCB Assembly Be Recycled?

    • By admin
    • May 24, 2024
    • 24 views

    How do you prevent solder bridging during Flex pcb design?

    • By admin
    • May 22, 2024
    • 25 views

    How do you optimize stencil design for Smt pcb assembly?

    • By admin
    • May 21, 2024
    • 22 views